Morteros de arcilla: aislantes y ecológicos

Los morteros de arcilla se utilizan para el revoco interior de paredes. Sustituyen a los materiales empleados tradicionalmente para este fin: yeso o morteros de cemento.

Estos morteros ecológicos son aislantes naturales térmicos y acústicos. Con ellos se pueden conseguir unas estancias de gran elegancia y belleza.

Morteros de arcilla
Textura de un mortero de arcilla

¿De qué están hechos los morteros de arcilla?

Un mortero de arcilla se fabrica mezclando arcilla (obviamente), áridos seleccionados de distinta granulometría y opcionalmente aditivos especiales.

Según la utilidad del mortero estos materiales estarán presentes en mayor o menor proporción. Por ejemplo, un mortero de arcilla capa gruesa tendrá un alto porcentaje de arcilla, arena gruesa y fibras de paja para evitar el agrietamiento.

En cambio un mortero decorativo para revocar en capa fina llevará arena de una granulometría mucho menor y no llevará las fibras de refuerzo.

Además puede contener pigmentos naturales para obtener diferentes tonalidades de color.

Ventajas de los morteros de arcilla

La arcilla regula la humedad ambiental de forma natural. ¿Cómo lo hace? Se comporta de la siguiente manera.

Cuando la humedad del ambiente es muy elevada el mortero de arcilla la absorbe, de esta forma la humedad del interior disminuye. Cuando sucede lo contrario, es decir, cuando la humedad relativa del aire de la habitación desciende, la arcilla expulsa la humedad y corrige la sequedad excesiva del ambiente.

No sólo regula la humedad. También tiene un buen comportamiento frente al frío y al calor gracias su elevada inercia térmica.

¿Cómo se aplican?

Los morteros de arcilla se pueden aplicar con las mismas técnicas que los morteros tradicionales. Es decir, de forma manual con paleta y llana o proyectados.

Una ventaja a tener en cuenta sobre los morteros de yeso o cemento es que se puede preparar una gran cantidad de mortero sin miedo a que se estropee. Esto es debido a que no fraguan de forma química sino que se secan por la evaporación del agua.

Un mortero de arcilla nunca se estropea, siempre se puede recuperar añadiendo agua y mezclándolo de nuevo.

Tipos de morteros de arcilla

La mayoría de los fabricantes tienen dos tipos de mortero. El de capa gruesa y el de capa fina. Si lo que se busca en el revoco es obtener las propiedades aislantes térmicas y acústicas de la arcilla entonces es necesario aplicar una capa de cierto grosor (mínimo de 1.5 o 2 cm).

Esta capa gruesa posteriormente puede ser recubierta o no por un mortero decorativo de capa fina.

Si lo que se busca sólo es la estética entonces sólo es necesario aplicar un revoco de capa fina (de unos 3 mm de espesor).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *